La erosión en Ecuador Print E-mail

Se estima que en Ecuador se pierde anualmente 40 000 hectáreas de suelo arable por causa de la erosión. La erosión del suelo es una crisis silenciosa, un desastre insidioso y provocado por el hombre mismo y se desarrolla gradualmente. En muchos lugares ni siquiera se lo reconoce como tal: el suelo desaparece, aguacero tras aguacero, en incrementos tan pequeñas que apenas se observa el proceso. 

   

De manera imperceptible, la erosión está socavando la seguridad económica de muchos países tropicales, incluso Ecuador.

Los desbordamientos de los ríos y las inundaciones en la costa ecuatoriana, en épocas de lluvia, son el resultado de la sedimentación causada por el desgaste del terreno en las partes altas.

Para contrarrestar este desastre ambiental provocado por la erosión es imperativo emprender acciones inmediatas y a gran escala. Y con ´acciones´ no se limita a obras civiles de reparación de puentes y carreteras, sino a una concienciación a nivel nacional del impacto desastroso de la deforestación, de los incendios y del mal manejo de los suelos.

Dentro de los conceptos globales de conservación de suelos, restauración ecológica, control de la erosión y protección de obras públicas, la barrera de Vetiver  es una herramienta eficiente y sencilla.